Alexey Navalny, dado de alta del hospital después del envenenamiento

El político de la oposición rusa Alexey Navalny ha sido dado de alta del hospital después de su casi fatal envenenamiento y podría potencialmente recuperarse completamente, según el hospital alemán que lo ha estado tratando desde el mes pasado.

Ahora él y su equipo deben sopesar sus próximos movimientos.

Navalny se enfermó gravemente en un vuelo de la ciudad siberiana de Tomsk a Moscú el 20 de agosto. Fue inicialmente hospitalizado en la ciudad de Omsk, antes de ser llevado al Hospital Charité de Berlín dos días después.

«El estado del paciente ha mejorado lo suficiente como para que se le dé de alta de la atención hospitalaria aguda», dice una declaración del Hospital de la Caridad de Berlín publicada el miércoles, un día después de que el crítico del Kremlin abandonara el hospital.

«Alexey Navalny ha estado recibiendo tratamiento en Charité durante un total de 32 días, de los cuales 24 días fueron en cuidados intensivos», decía.

«Basándose en el progreso del paciente y en su estado actual, los médicos tratantes creen que la recuperación completa es posible. Sin embargo, aún es demasiado pronto para evaluar los posibles efectos a largo plazo de su grave intoxicación».

El gobierno alemán ha dicho que Navalny fue envenenado con un agente químico del grupo Novichok de la era soviética, una conclusión apoyada por otros dos laboratorios en Francia y Suecia.

El Kremlin ha negado rotundamente cualquier implicación, pero aún quedan muchas preguntas.
Novichok también se utilizó en un ataque en marzo de 2018 contra el ex espía ruso Sergei Skripal en la ciudad inglesa de Salisbury y en el pasado se han envenenado múltiples disidentes rusos.

En una actualización publicada en Instagram el sábado, Navalny había dicho que seguía sin poder utilizar su teléfono correctamente o servirse un vaso de agua, pero que estaba en un «camino claro» hacia la recuperación. Publicó una foto suya bajando una escalera, escribiendo que estaba recuperando su capacidad física y mental.

Dos días después, el político exigió a las autoridades rusas que le devolvieran la ropa que llevaba puesta el día que cayó enfermo.

«Antes de que me permitieran ir a Alemania, me quitaron toda la ropa y me enviaron allí completamente desnudo», dijo en una declaración. «Teniendo en cuenta el hecho de que Novichok fue encontrado en mi cuerpo, y un método de contacto de envenenamiento es muy probable, mi ropa es una evidencia material muy importante».

La declaración del lunes coincidió con la fecha de vencimiento de una investigación preliminar del incidente por parte de las autoridades rusas, que no dio lugar a una investigación criminal. La portavoz de Navalny, Kira Yarmysh, dijo que el gobierno ruso había hecho la vista gorda ante el incidente.

La semana pasada, los ayudantes de Navalny dijeron que habían llevado artículos de su habitación de hotel en Tomsk a Alemania, donde un laboratorio encontró más tarde rastros de un agente nervioso en una de las botellas de agua de las que aparentemente bebió.

El colega de Navalny que recogió los artículos en Tomsk, el investigador jefe Georgy Alburov, dijo previamente a la CNN que la botella de agua no fue necesariamente el artículo usado para envenenar al crítico del Kremlin, sugiriendo que la sustancia podría haber sido colocada en un objeto diferente.