Todo lo que deberías saber sobre la radiofrecuencia corporal

Uno de los tratamientos de medicina estética que va ganando cada vez más terreno sobre la cirugía estética, es la radiofrecuencia facial o corporal. Este avanzado procedimiento es sumamente seguro y rápido, lo que lo vuelve uno de los procedimientos más utilizados para mantener la belleza de la cara así como la del cuerpo. 

De hecho, se sabe que muchas celebridades acostumbran a realizarse este procedimiento semanas antes de importantes apariciones públicas, como en la alfombra roja. 

Si estás pensando en realizarte este tratamiento, te mostraremos todo lo que debes saber antes de realizarte uno de los procedimientos más recomendados en el mundo para tener una figura envidiable.

¿Qué es la radiofrecuencia?

Es una técnica que consiste en aplicar corriente con la finalidad de aumentar la temperatura de la piel, si bien se trata principalmente a nivel superficial.

Es un procedimiento muy seguro, indoloro y rápido, donde comenzarás a ver resultados desde la primera sesión.

Si bien se empezó a utilizar en la medicina convencional hace algunos años, no es sino hasta hace pocos que se introdujo en la medicina estética como una forma de “lifting”. 

El aumento regulado de la temperatura en las capas profundas de la piel, produce la activación de una gran producción de colágeno y elastina, dos proteínas fundamentales para lograr una piel hermosa. 

¿Para qué se utiliza? 

Bien, en pocas palabras, para tener una piel hermosa.

La radiofrecuencia sirve para combatir la flacidez, en primera instancia, de igual forma, es indicada para acabar la celulitis, así como la grasa localizada en la cintura, papada, brazos, tal como nos indica la página web https://www.radiofrecuencia10.com/ 

EL procedimiento funciona principalmente para redefinir la figura, la reafirma cada parte de nuestro cuerpo y también es muy eficiente para reducir las estrías hasta desaparecerlas por completo. 

Y como te hemos comentado antes, se potencia de gran forma la producción de colágeno y elastina, lo que le devuelve la firmeza a la piel y elimina por completo las arrugas y la flacidez que puede haberse producido por el pasar de los años, el sol, etc.

Es posible aplicarse en diversas zonas, ya sean brazos y piernas, abdomen, glúteos, e incluso el pecho. Y por supuesto, también puede aplicarse en la cara y cuello. Lo importante es que se obtendrán grandes beneficios sin importar del lugar donde se realice  el procedimiento.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Cada persona es un mundo y posee una piel diferente, así como un inconveniente diferente, por lo que esto dependerá principalmente del paciente.

Sin embargo, también dependerá también de la zona que se desee tratar y lo afectada que esté, pero podemos establecer que se podrían necesitar hasta 10 sesiones para obtener los resultados que están en nuestra cabeza.
Aunque tengamos en cuenta que bastará con simplemente una sesión para ver resultados, pero en sí, el tratamiento de radiofrecuencia consiste en la acumulación de varias sesiones, dando como resultado el cuerpo que deseamos.

¿Presenta inconvenientes?

Si bien ocurre principalmente en las pieles más sensibles, puede llegar a presentarse un pequeño enrojecimiento en la zona tratada, que suele desaparecer en cuestión de minutos, como mucho, unas pocas horas.

Luego del procedimiento, no se puede tomar sol durante aproximadamente 10 días después de la sesión, aunque esto se lo señalará su médico, ya que también dependerá principalmente del método de radiofrecuencia utilizado.

Finalmente, no se puede realizar en mujeres embarazadas o periodo de lactancia, pacientes con, cardiopatías relativamente graves o marcapasos.

¿Cuánto cuesta?

Pues, lógicamente, en cuanto a precio se refiere,  este variará de centro estético a centro estético, aunque los precios pueden variar desde menos de 100 euros por sesión hasta a más de 1.500 euros. Esto pues, debido a que algunos centros ofrecen diferentes tipos de radiofrecuencia, los cuales harán que el precio varíe, así como el uso de agregados en medio del proceso o el prestigio de la clínica estética donde se realice.  Esto último es bastante importante, pues debe ser fundamental la seguridad y la calidad de la sesión.